Resulta curioso, como el planeta, al igual que el ser humano, está conformado por 70% de agua. Esto nos da una idea de lo importante que es consumir cierta cantidad de agua limpia y pura para tener una salud óptima. Sin embargo, el rol del agua para nuestro cuerpo varía según las edades, a continuación, veremos cómo.

El agua durante la lactancia y en los niños

Desde el embarazo, el bebé está inmerso en un medio acuático. Al nacer, comienza a alimentarse de la leche materna, esta misma está compuesta por un 90% de agua, por lo que sacia la sensación de hambre y de sed.  Esta es una de las razones por las cuales es necesario que la mama tome no menos de dos litros diarios de agua pura y limpia.

En un niño pequeño, el 83% de su cuerpo, es agua. A medida que crece el porcentaje de agua disminuye, hasta ser del 60% en hombres adultos y del 45% en mujeres adultas.

Una vez que el lactante comienza a incorporar los alimentos complementarios a la leche materna, es necesario brindarle agua con frecuencia ya que habrá una mayor carga renal de solutos. Los niños necesitan consumir mayor cantidad de agua que los adultos para evitar la deshidratación.

Dado que en este periodo es complicado diferenciar la necesidad de satisfacer sed o hambre en el bebe, se debe controlar constantemente la ingesta de agua.

En la niñez se fijan los hábitos, por lo que es necesario empezar a inculcar hábitos saludables que se prolonguen a lo largo de su vida y que le permitan tener una vida sana. En la edad escolar es importante beber mucho líquido durante el día, ya que la falta de hidratación puede generar trastornos como falta de atención y concentración en los niños.

El agua en los jóvenes

En la adolescencia es cuando los jóvenes comienzan a preocuparse por su imagen, su. En este momento es cuando realizan elecciones en consecuencias de estas preocupaciones, que normalmente no están orientadas a la vida sana o hacia hábitos saludables. Estas acciones provocan efectos indeseados y terminan por maltratar al organismo. En esta etapa, el agua también es un elemento imprescindible.

Estos consejos pueden ayudarte a cuidar tu salud.

Hidratarse es muy importante para tener una piel saludable

  • Toma al menos 2 litros de agua diarios para garantizar la hidratación interna de la piel.
  • Consumir agua también es importante para barrer las toxinas y depurar el organismo dado que las mismas pueden causar acné
  • Lavarse la cara, solo con agua, dos veces al día es imprescindible para una piel tersa y suave.

El agua, junto con una dieta saludable y ejercicio es imprescindible para tener un cuerpo en forma

  • Es necesario beber agua antes, durante y después de la actividad física para hidratar el cuerpo.
  • Es preciso consultar al médico para elegir una dieta completa, variada, y acorde a los distintos gustos.
  • Tomar la cantidad de agua indicada ayuda a limpiar el cuerpo y eliminar grasas.

El agua en los adultos y en la tercera edad

Es muy común que el estilo de vida de mujeres y hombres genere una vida sedentaria, en la que se pasa mucho tiempo en oficinas, sentados o parados, esto provoca que la circulación sanguínea del cuerpo no sea la adecuada. La ingesta de agua adecuada (mínimo 2l por día) puede prevenir y ayudar a tratar este problema.

Es recomendable contar con una botellas o vaso de agua en los espacios más cotidianos para recordar tomar agua, ya que por lo general nuestros quehaceres diarios provocan olvidar la ingesta de agua.

Durante la tercera edad, ya no es necesario ingerir tanta agua como en la niñez o adultez, pero si es necesario mantener un control sobre la cantidad de agua consumida, dado que el mecanismo de la sed puede no funcionar correctamente durante esta etapa. Por ello mismo se recomienda la constante ingesta de agua para evitar cualquier grado de deshidratación posible.

En conclusión, el agua juega un rol muy importante en nuestra vida, podemos vivir mucho más tiempo sin comida, que sin agua. Actualmente, el problema más grande es que en las grandes ciudades e incluso en los pueblos más pequeños, las aguas llegan contaminadas a las casas, donde ya no podemos ingerirla directamente desde la pila como solíamos hacer de niños.

Contar con un sistema de purificación y filtración en el hogar, la oficina, el negocio o donde sea, es invertir en salud para todas las etapas de la vida.

Si después de saber todo esto quieres invertir en una vida saludable, puedes comunicarte con nosotros, contamos con equipos y personal muy calificado que puede otorgarte la mejor experiencia

Leave a comment